Wednesday, June 01, 2016

Leer hoy en día es un acto de rebeldía

Víctor del Árbol, ganador del Premio Nadal 2016 por su novela "La víspera de casi todo", ha reconocido que este galardón ha sido "un honor y una mayor responsabilidad" y ha dicho a los jóvenes que "leer hoy en día supone militar en la rebeldía".
Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) presentó anoche en Ceuta su novela en la Feria del Libro, donde dejó constancia de que "uno no puede llamarse ciudadano libre si no es capaz de entender el mundo y pensar por sí mismo y la literatura o la lectura siempre te da argumentos para construir tu personalidad de forma individual", según ha dicho en una entrevista con Efe.
El escritor ha revelado que la concesión del premio supuso la "consecución de una forma de entender la vida" y de demostrarse que "es posible", porque siempre ha admirado "a la gente que pelea por sus sueños y conseguir el Nadal era uno de esos sueños".
"Cuando lo ves lejos lo ves imposible pero ahora que lo tienes te da alegría y te incentiva, pero te das cuenta que hay que seguir trabajando y luchar. Estás detrás de Miguel Delibes, de María Matutes, de Carmen Laforet... eso significa que lo que estás haciendo tiene sentido y, sobre todo, que formas parte de ese elenco de escritores que han escrito la historia de la literatura contemporánea española", comenta.
El novelista hace una reflexión del momento actual de la literatura española: "En contra del pesimismo que parece que pulula en el ambiente, yo soy muy optimista porque tengo la suerte de participar en muchos encuentros con escritores, participo en muchas discusiones y veo que todavía somos una sociedad con mucho que decir, hay escritores muy buenos, se está haciendo un relevo generacional muy importante y sólo hace falta llegar a los lectores".
En su opinión, hay que acercarse a los jóvenes y "eso se consigue convencerles de que la literatura no es sólo un entretenimiento sino una necesidad para que ellos se formen como personas".
Primer español en conseguir el Premio Polar Europeo de novela negra, en 2012, no se pone metas. "Después de diez años voy de historia en historia, cuando me pongo a escribir no pienso en premios o en vender más o menos sino que pienso en lo que quiero contar y ser mejor escritor. Mi meta es ser el mejor escritor que pueda ser", dice.
El escritor tiene una reflexión para los políticos. "Esto no es cuestión ni de izquierda ni de derecha, sólo les diría que la cultura en general no es un subproducto ni tampoco un producto de ocio sino un bien esencial de la sociedad. Cuando apuestas por la literatura no puedes esperar un beneficio inmediato sino que inviertes en la mejora de una sociedad", opina.
Por ello, ha lamentado que "lo que no puede ser es que no haya política de fomento a la lectura, apoyos a las bibliotecas, que no se fomente la lectura en los institutos ... porque la cultura no se puede entender de un modo partidista sino como parte del corpus de formación de una sociedad".
"Me hice escritor en una biblioteca -señala- y participar en encuentros literarios en estos lugares es demostrar que las bibliotecas siguen vivas porque una biblioteca no es sólo un almacén de libros sino un sitio que genera cultura, actividad y lectura".
Rafael Peña, Agencia EFE

No comments: