Sunday, June 05, 2011

Federico García Lorca

Federico García Lorca es –con Cervantes– el autor más universal de la literatura española y un símbolo auténtico de nuestra historia cultural y civil. En su obra se funden de tal forma lo popular y lo cosmopolita, lo tradicional y lo vanguardista que se le considera con frecuencia –junto a Lope de Vega o a Picasso– el exponente de lo español más vivo, la expresión más lograda de lo hispánico. Los nombres de Goethe, de Schubert, de Shakespeare salen a relucir para explicar su afán proteico de creación, su facilidad retadora, su ingenua conciencia de artista por destino.

Quienes le conocieron han comparado su persona con un río caudaloso, fértil en la conversación y profundo en el silencio; con una montaña andaluza anclada en los siglos; con un sorprendente ciclón de alegría y de ánimo que a nadie dejaba indiferente. Para muchos hombres y mujeres haber conocido a Federico García Lorca en persona ha sido un acontecimiento indeleble en sus vidas. Vino al mundo en una familia liberal y emprendedora, vivió rodeado de las excepcionales generaciones de una época decisiva, murió junto a muchos miles de españoles en aras de la libertad. Fue artista por herencia asumida, por esfuerzo de formación, por contagio amistoso, por abierta solidaridad. Cultura y naturaleza se unieron en él como sólo ocurre cada mucho tiempo, en ocasiones que celebra la humanidad.

Federico García Lorca nació hace un 5 de junio como hoy en Fuentevaqueros, un pueblo de la vega de Granada. La conmemoración de ese hecho no podrá devolvernos su risa desatada, ni su voz de sangre junto al piano; no podremos asistir al espectáculo del trazo de alguno de sus dibujos imprevisibles ni a la representación de las voces que hablaban por él tejiendo la trama de los sueños y las desdichas de todos. Pero sus dramas y poemas, su música y sus dibujos sí van a poder hacer –una vez más, cada vez para más gentes– más dichosa la melancolía, más completa la felicidad, más humana nuestra propia vida. Para eso fueron creados, para eso nació, hace 113 años, Federico García Lorca. ©Jorge de Persia

3 comments:

Anonymous said...

Yo quiero que el agua se quede sin cauce.
Yo quiero que el viento se quede sin valles.

Quiero que la noche se quede sin ojos
y mi corazón sin la flor del oro.

Que los bueyes hablen con las grandes hojas
y que la lombriz se muera de sombra.

Que brillen los dientes de la calavera
y los amarillos inunden la seda.

Puedo ver el duelo de la noche herida
luchando enroscada con el mediodía.

Resisto un ocaso de verde veneno
y los arcos rotos donde sufre el tiempo.

Pero no me enseñes tu limpio desnudo
como un negro cactus abierto en los juncos.

Déjame en un ansia de oscuros planetas,
¡pero no me enseñes tu cintura fresca!

cmg said...

Gracias, anónimo lector, por compartir estos versos tan hermosos de Federico en mi blog. La última estrofa parece condensar todo el universo lorquiano. ¿De dónde esta tomado este poema? ¿Tiene algún título?

Anonymous said...

Recomiendo: 'Lorca y el mundo gay' del gran Ian Gibson. Como muy bien dice el señor Gibson, pretender explicar toda la obra de Lorca en base a su orientación sexual es reducirlo mucho. Pero no tener en cuenta el hecho de que era gay, lo reduce aún más. Sólo hay que leer la 'Oda a Walt Withman', es maravillosa.